Nos encanta los coches. Es algo que no podemos evitar. Y cuando más exóticos y raros, mejor. Son esos coches los que dan vida al sector, los que hacen que los demás coches resulten todavía más interesantes, aunque en ocasiones, los dejan un poco en entredicho. Sobre todo cuando son pequeños fabricantes los que se tiran a la piscina con algunas máquinas de locura.

Caso como el que nos ocupa en esta ocasión con el Aria FXE. Seguro que nos has escuchado el nombre de Aria Group nunca, pero te sorprenderás cuando te contemos quienes son. Aria Group es un especialista norteamericano en diseño e ingeniería, que ha trabajado con algunas marcas como KIA, para quienes crearon el prototipo KIA GT4 Stinger. O con Ford, para quienes desarrollaron el Ford Reflex Concept de 2006. Si estos coches te parecen poca cosa, aunque son apenas una mínima muestra de lo que hacen, también son responsables del Mazda Furai y de la primera generación del Tesla Model S. Igualmente, son los responsables de muchas de las cosas que aparecen en películas como Transformers 3 y 4, Oblivion o Men in Black 3.

aria-fxe (12)

No son novatos precisamente en el sector del automóvil precisamente, aunque no han creado nunca un modelo de calle con su nombre. En 2006 presentaron un concepto, inspirado en el Chevrolet Corvette (y basado en él) con motor central. Pero era eso, un concepto, un prototipo. Algo a lo que se pone solución ahora, con la presentación del mencionado Aria FXE. Un coche que acabará en producción con unas prestaciones de órdago y un motor, que siguiendo las modas, hace uso de la tecnología híbrida.

El Aria FXE es un monstruo por prestaciones, con una imagen muy impactante y tecnología. del que se harán únicamente 400 unidades cuyo precio sólo se ha comunicado a los realmente interesados en adquirir una unidad. Aunque ya os decimos que barato, no es. Por ejemplo, para su construcción se hace uso intensivo de la fibra de carbono, que va desde el chasis hasta la carrocería y cubre las llantas fabricadas por HRE. Se emplea impresión 3D para la fabricación de algunos componentes en titanio y el chasis, según la propia empresa, se fabrica mediante un ‘revolucionario método’ que está pendiente de patente.

Aria FXE

Con esta selección de materiales y los métodos de construcción elegidos, se ha conseguido mantener el peso en 1.565 kg. Nada mal para el tipo de coche que es y además, para ser un híbrido pues la batería pesa y mucho. Pero no es precisamente un problema, ni mucho menos. Colocado en posición central trasera, hay un V8 sobrealimentado de 6.200 centímetros cúbicos capaz de entregar a las ruedas traseras 730 CV. Se asocia a un cambio automático de siete relaciones y se ve asistido por dos motores eléctricos sobre el eje delantero. Dichos motores alcanzan los 547 caballos entre los dos y hacen del Aria FXE un coche con tracción a las cuatro ruedas.

De forma combinada, la potencia total alcanza los 1.165 caballos y el par llega hasta unos espectaculares 1.785 Nm. No se sabe nada sobre la batería, ni carga ni autonomía. Ni siquiera han dicho si dispone de un modo de funcionamiento totalmente eléctrico. Pero si han anunciado una velocidad máxima de 354 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3 segundos.

Javi Martín


Fotos del Aria FXE