La generación 993 del Porsche 911 es una de las más apreciadas, teniendo como un auténtico ‘unicornio’ al brutal GT2. Es el Porsche 911 de los más puristas, el último ‘aircooled’ y uno de los más bonitos en cuanto a diseño. Quizá por eso, sea uno de los más usados para conversiones y versiones especiales.

Porsche siempre se ha distinguido por sus soluciones. Algunas, como mantener el motor colgado por detrás del eje trasero datan de una época muy lejana, pero son esas cosas las que hacen de sus creaciones algo diferente. Personalidad, técnica y prestaciones caracterizan cualquier modelo de Porsche, apartados que se han llevado al extremo en multitud de ocasiones, como esta que nos ocupa.

Günther Werks 400R vista traera

Desde Estados Unidos, tierra ‘de oportunidades’ y de una cultura automovilista lejos, muy lejos de que tenemos en Europa (siempre para bien, a su favor y en nuestra contra) nos llega el Günther Werks 400R. Una evolución destacable sobre ese último 911 refrigerado por aire que, a simple vista, recuerda al mítico Porsche 993 GT2. A simple vista y en cuanto a especificaciones, ya que sólo les separa 30 caballos y estar firmado, ‘oficialmente’, por Porsche.

Günther Werks es una nueva división de otros especialista yankee, mucho más conocido y respetado: Vorsteiner. Estos, son especialistas en llantas y en modificaciones de carrocerías sobre una lisa importante de modelos de alto postín entre los que destacan sus últimas creaciones sobre McLaren y sobre otro modelo alemán, también firmado por Porsche. No obstante, Günther Werks parece centrarse en trabajos más detallados y delicados, lejos de crear piezas ‘estándar’ para montar en cualquier unidad para la que se diseñe.

Günther Werks 400R logo trasero

Para empezar, se van a fabricar 25 unidades de forma completamente artesanal al precio de 525.000 dólares. Unos 452.000 euros. Es decir, no es un coche para todos ni un deportivo del montón, es un aparato muy cuidado y bien desarrollado. Sirva como demostración el proceso llevado a cabo para las modificaciones de su carrocería, donde se ha empleado diseño computerizado en 3D, que ha servido de base para unos moldes de arcilla sobre las que crear posteriormente las piezas finales con fibra de carbono.

Un proceso laborioso pero cuyos resultados son espectaculares. A las fotos nos remitimos: nuevas aletas muy ensanchadas (unas vías casi tan amplias como las de un 911 GT3 actual), nuevo alerón trasero regulable, paragolpes específicos… todo fabricado con fibra de carbono artesanalmente y muy similar al mencionado 993 GT2. No hay ni un solo detalle creado por simple imagen, todo tiene una función.

Günther Werks 400R habitáculo

El habitáculo es otro guiño al GT2 ‘aircooled’. Se eliminan los asientos traseros y se instala una espectacular planta de fibra de carbono que ocupa toda la parte trasera (llega incluso hasta la luneta trasera). Se tapiza todo con piel y alcantara, con hilo de color rojo y se montan unos espectaculares asientos casi de carreras. Aunque la unidad de las fotos es una de las posibilidades, ya que se podrá personalizar al gusto de cada cliente, por eso quizá, aparezcan en las fotos dos volante diferentes (uno con airbag y otro sin él).

Bajo el capó, en su habitual lugar colgado tras las ruedas traseras, emanan 400 CV y 447 Nm de par procedentes de un boxer de seis cilindros y 3,6 litros original del 933, totalmente reconstruido por Rpthsport Racing (también amercianos). Gracias a nuevos pistones firmados por Mahlen y a unas nuevas camisas, el motor alcanza los 4.000 centímetros cúbicos. Pero además, también incorpora nuevo árbol de levas, cigüeñal reequilibrado, bobinas y doble encendido Motec, cuerpos de acelerador individuales y una larga lista de piezas revisadas o sustituidas.

El cambio es el famoso Getrag G50 ’pata de perro’ ( dog-leg en inglés. Con la primera velocidad donde debería estar la segunda) original del modelo, pero reconstruida con nuevas relaciones, varillado de control nuevo y asistido por un diferencial con embragues de carbono encargado de repartir la potencia entre las ruedas traseras.

Javi Martín


Fotos del Günther Werks 400R