Que una firma como Porsche presente mundialmente lo más salvaje de su gama en un evento como Goodwood Festival of Speed, pone de manifiesto que se trata de algo importante y además, enfocado únicamente a ser rápido como alma que lleva el diablo. Con un nombre que hace una clara alusión a la velocidad, es lógico que sea el lugar elegido para algo así.

Pero es que el Porsche 911 GT2 RS no es un coche cualquiera, es la quintaesencia del 911, la última versión que una era en la que todo gira en torno a la eficiencia, a las emisiones y a la conversión a la electricidad, algo que sufrirá la gama del Porsche por antonomasia en próximas generaciones. El Porsche 911 GT2 RS es la máxima expresión del concepto ‘todo atrás’ que tanto seguidores ha ido acaparando a lo largo del mundo.

Sorprende que los ingenieros de la firma alemana sean capaces de exprimir tan a fondo una arquitectura que está trasnochada, completamente superada. Es como si tuvieran en su poder la piedra filosofal, el secreto para lograr casi cualquier cosa con cualquier idea. No en balde, el nuevo Porsche 911 GT2 RS anuncia 700 CV y 750 Nm extraídos de un seis cilindros boxer colgado tras el eje trasero de un automóvil capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y de alcanzar los 340 km/h. Es una locura, emocionante y totalmente irresistible, pero locura al fin y al cabo.

Porsche 911 GT2 RS

El Porsche 911 es un coche condenado a ser como es, es la imagen de Porsche desde hace décadas y una versión tan extrema tenía que darlo todo. Puede parecer fácil, pero quien piense eso no sabe ni una pizca de coches ni de lo que puede llegar a costar, que un coche así pueda ir tan sumamente rápido como para ganar campeonatos frente a coches más evolucionados técnicamente. Aunque teniendo a pilotos probadores como Mark Webber y el respetadisimo Walter Röhl, las cosas toman otro cariz, pues ellos han sido los responsables de su puesta a punto en un circuito que se ha convertido en la meca del automovilismo: Nürburgring.

Los alemanes ha estado diciendo que los tiempos en este trazado no les importan lo más mínimo, aunque han tenido el coche más rápido en la pista hasta hace muy poco y que pretenden dar el campanazo con este 911 GT2 RS. Donde dije digo, ahora digo Diego y parece que todo ha sido dispuesto para ello: habitáculo biplaza con asientos cuya estructura es de fibra de carbono; capó fabricado en fibra de carbono junto a un techo que se ha fabricado en magnesio; vías traseras más anchas para albergar unos neumáticos de 325 milímetros de ancho; línea de escape de titanio 7 kg más ligera que la del Porsche 911 Turbo…

No se puede negar que es radical y racing. No tanto como la primera generación, nacida únicamente pensando en las competición, pero pocas cosas habrá tan deportivas como el Porsche 911 GT2 RS. Es casi obligatorio que un coche ‘adornado’ con las siglas GT2 sea racing, aunque como ya dijimos, los coches ya no son tan radicales como antes. Sirva de ejemplo el tapizado de su habitáculo con alcántara roja y piel de color negro o el volante, también de alcántara roja que busca, claramente, ofrecer un interior lujoso y al mismo tiempo deportivo, con una semi jaula trasera.

Interior Porsche 911 GT2 RS

Para llegar a este resultado, se ha partido de un Porsche 911 Turbo, al menos de su motor. Se han instalado nuevos turbos (que trabajan a mayor presión), se ha montado dos intercooler con pulverización de agua para enfriar al máximo el aire de admisión, así como un nuevo sistema de refrigeración que sea capaz de mantener el motor a una temperatura adecuada. Motor, por cierto, que va unido al cambio PDK de doble embrague como única opción aunque a los más puristas les pese. Los deportivos modernos usan cambio automático secuencial, pues es lo que pide el mercado y además, porque es mucho más rápido y eficaz que uno manual a todas luces.

Si todavía quieres hacerlo más radical, puedes optar por el paquete Weissach que aligera 30 kg el peso del conjunto (de 1.470 a 1.440 kg) con muchas piezas de fibra de carbono y titanio, abarcando cosas como las barras estabilizadoras o los tirantes de la suspensión en los dos ejes.

Por cierto, entre los extras que puedes adquirir para el GT2 RS, se encuentra un reloj con la maquinaría desarrollada íntegramente por Porsche Design que cuesta nada menos que 9.608 euros…

Javi Martín

Fotos del Porsche 911 GT2 RS