Cuando el río lleva es que agua lleva, o eso se dice. Para la ocasión, agua no sabemos, pero víboras unas cuantas. Se ha llenado la red de redes sobre unos rumores la mar de interesantes, pero rumores un tanto delicados. Al parecer, FCA podría estar barajando la posibilidad de recuperar su modelo más mítico, o casi: el Dodge Viper.

El Viper es a todas luces un coche con una personalidad desbordante. Un superdeportivo que desprende espíritu americano por todos sus poros, un coche que se ha ganado un hueco en el universo del automóvil gracias, entre otras cosas, a emplear un motor procedente de sector del transporte pesado que fue retocado por los ingenieros de Lamborghini.

Dodge Viper

Durante el verano del año pasado, la compañía italoamericana, decidió retirar de producción al Dodge Viper al no alcanzar las previsiones de ventas. Renovado en 2013 tras algunos años en dique seco, se presentó casi como se fue, aunque los cambios iban por dentro. Había cosas que se mantenían intactas, como su bloque V10 con más de 8.000 centímetros cúbicos o su silueta, de morro largo y cabina retrasada. Cosas que quizá deberían haber cambiado para una mayor adaptación del modelo al momento.

Pero, ¿cómo se adapta un coche que ya de por sí, desde el primer día, no tiene sentido? Cuando el Viper nació, allá por 1989, ya suponía una locura, con un motor excepcionalmente grande cuyo consumo era tan grande como él mismo. Representa un concepto que permite muy pocos cambios, pues se perdería la esencia general del modelo y dejaría de ser un Dodge Viper.

Ahora los rumores dicen que podría regresar en 2019 en formato concept, para celebrar su 30 aniversario. Pero esos rumores indican que de regresar, lo haría muy transformado, reinventado por completo hasta un punto muy, muy importante. No en balde, el Viper necesita cambiar si de verdad quieren que vuelva a estar circulando por las calles de medio mundo. El caso será ver cómo reaccionan los puristas, porque el palo puede ser importante.

Dodge Viper

Por un lado, los rumores ‘soltados’ por Car&Driver afirman que la base del nuevo Viper se fabricará en aluminio y que será compartida con otros modelos de FCA. En concreto, el medio americano menciona al sucesor del Maserati Gran Turismo y a una hipotética reedición del Alfa Romeo 8C. Esa plataforma acogerá un rediseño completo de los trenes de rodaje y un motor V8 HEMI, procedente de la gama de Dodge. En teoría, este V8 sería el mismo Hellcat de 707 CV, pero con aspiración atmosférica y 550 CV. Sería propulsión y el cambio mantendría el manejo manual. Se dice también que este motor sería la base para desarrollar otra variante que podría llegar hasta los siete litros de cilindrada, para quedar lo más cerca posible del brutal V10 ‘Viper’.

Son rumores, como todos, que podrían tener fundamento. Sobre todo si tenemos en cuenta que dentro de apróximadamente un año, el Viper celebrará su 30 aniversario. Un suceso que merece celebración por parte de la propia marca, aunque muy posiblemente, lo que veamos entonces sea un ‘simple’ concepto para celebrar sus 30 años. También es posible que presenten una edición limitada por dicho aniversario.

Javi Martín