La Ferrari Challenge recibe a un nuevo integrante en la historia de esta competición nacida en 1993. A los 348, F355, ·60, F30 y 458, se les une la última berlinetta de Maranello, el 488, la primera incursión de turbo en estas series monomarca. Se ha presentado durante las ‘Ferrari World Finals’ celebradas en Daytona, donde se pone fin a todas las competiciones monomarca de Ferrari y por supuesto, a una de las competiciones más enfocadas a los ‘gentleman drivers’. Eso sí, caballeros adinerados, muy adinerados.

Para su creación se parte, lógicamente, del Ferrari 488 GTB de producción y centra las mayores modificaciones en la aerodinámica, la recalibración de la electrónica y la rebaja de peso. Esto último, por empezar con algo, afecta tanto al motor como al escape y evidentemente, a todo el habitáculo. El propulsor es el mismo V8 biturbo de 3,9 litros de producción y la potencia es exactamente la misma: 670 CV. Pero el bloque es 19,5 kg más ligero y se ha revisado toda la gestión electrónica del mismo, algo que también afecta a la transmisión que suma además una relaciones de marchas más cortas. El escape completo pierde 8,6 kg y el habitáculo se vacía y se incorporan las medidas necesarias para mantener la seguridad al máximo y para rebajar el peso, dejando lo imprescindible para pilotar a fondo.

Interior del Ferrari 488 Challenge

La electrónica, algo que controlan en Maranello como si lo hubieran inventado ellos mismos, es más radical y enfocada a circuito con una recalibración completa del control de deslizamiento lateral, uno de los sistemas más llamativos de todos los que ha desarrollado Ferrari y que ellos denominan ‘Side Slip Control’ (SSC) que mejora la tracción tanto en aceleración como en curva, donde mide y analiza la situación a través de una serie de sensores para permitir cierto deslizamiento siempre que sea bajo control, permitiendo ganar tiempo vuelta por vuelta.

La nueva aerodinámica también potencia mejorar los tiempos al permitir una mayor velocidad de paso por curva con cambios que son más que evidentes en el capó, el paragolpes frontal o los aletines, mientras que recibe ciertos añadidos en la trasera como un enorme alerón, un nuevo difusor y una salida de aire del vano motor entre los pilotos mucho más grande.

Según la propia marca, el nuevo Ferrari 488 GTB es un segundo por vuelta más rápido que el Ferrari 458 Challenge EVO en Fiorano, marcando un tiempo de 1:15,5.

Javi Martín


Fotos del Ferrari 488 Challenge