Cuando McLaren comenzó ‘en serio’ la fabricación de deportivos de carretera, los ‘gallitos’ del corral se echaron a temblar. Tenían como carta de presentación sus múltiples victorias en competición, en diversas categorías además, habiendo fabricado hasta el momento un único vehículo homologado para circular por vías públicas, el McLaren F1, que además, está considerado el mejor deportivo del mundo hasta el momento debido no solo a sus especialisimas características, sino a unas prestaciones fuera de lo normal para su época e incluso para los tiempos que corren. Que McLaren desembarca en el mundo de la producción en serie podría ser un problema para muchos, resumiendo.

La primera creación de esa nueva etapa fue el McLaren MP4-12C, deportivo lanzado en 2011 empleando la denominación que usaban para los monoplazas de Fórmula 1, afianzando esa relación entre competición y calle que si bien, el coche era técnicamente una auténtica pasada en todos los sentidos destacando especialmente su chasis de fibra de carbono, no terminó de encandilar a los más exigentes. Era rápido, y muy, estaba bien fabricado, en tiempos por vuelta en circuito batía a muchos rivales, pero faltaba algo. Era extremadamente eficaz y eficiente, pero no transmitía. Que es espectacularmente rápido no significa que sea emocionante ni gratificante.

Interior McLaren 570S Track Pack

Evidentemente, McLaren siguió con la evolución de la saga y creo el McLaren 650S, lanzado tras la aparición del absurdamente rápido McLaren P1 y corrigiendo, en parte, las pequeñas críticas recibidas con el MP4-12C, que resultaba un coche ‘artificial’, como dijeron en una publicación muy famosa en su día, era un coche ‘de laboratorio’. Tras este llegaron los ‘Sport Series’, los McLaren 570S, McLaren 570GT y 540C, junto a sus diversas variante de carreras como los McLaren 570S GT4 o 570S Sprint. Una gama completa de modelos que giran en torno al mismo chasis y al mismo propulsor V8 biturbo.

Precisamente los McLaren ‘Sport Series’ son los que más están dando que hablar. Por ejemplo, hace apenas unos días se presentaba la nueva gama de accesorios y personalización ‘Design Editions’, una serie de opciones que permiten personalizar el McLaren 570S con casi todo lo que se nos pueda ocurrir, aunque sin preocuparse en exceso de las prestaciones. Ahora ponen sobre la mesa el ‘Track Pack’, que deja un poco de lado el tema del diseño y potencia las prestaciones en circuito lo que a nosotros nos resulta más interesante que poder combinar la tapicería con el color exterior y con los adornos interiores. ¡¡Es un McLaren por favor!! Están pensados para correr…

McLaren 570S

No sólo nos parece más interesante por la imagen que desprende, que también, sino por los datos ofrecidos por la marca. El McLaren 570S Track Pack es, básicamente, un McLaren 570S estándar, pero se añaden algunos elementos para que su comportamiento en circuito sea mucho mejor y podamos explotar al máximo sus posibilidades. Así, por tanto, equipa un alerón trasero que mide 12 milímetros más de largo, con el que se consigue aumentar la carga aerodinámica en 29 kg a unos 240 kg/h. Se le añade también un techo al que han llamado ‘dark Palladium’ desarrollado por McLaren Special Operations (MSO) y unos escapes específicos más ligeros y racing.

Como variante pensada para su empleo principalmente en circuito, se ha rebajado el peso en 25 kg, a lo que contribuye, curiosamente, el empleo de Alcántara en lugar de piel para tapizar los asientos que tienen, por su parte, una estructura posterior fabricada en fibra de carbono. Igualmente las llantas que son teóricamente específicas también contribuyen a rebajar el peso total.

Siguiendo con la mente puesta en rodar en circuito y sabiendo que muchos ‘locos’ gustan de saber sus tiempos por vuelta y mejorar, el McLaren 570S Track Pack añade el sistema de telemetría y toma de datos que también usan los McLaren 675 y P1, el sistema llamado ‘McLaren’s Track Telemetry’. Este sistema registra tiempos por vuelta, por sectores, comparativas entre conductores y todos los gráficos necesarios para controlar multitud de parámetros y poder pulir nuestros tiempo en pista.

El Track Pack, como su denominación indica, es un paquete de equipamiento y cuesta 16.500 libras, unos 19.000 euros.

Javi Martín