Mitsubishi Colt CZT

Mitsubishi, actualmente integrada en la alianza Renault-Nissan, tiene preparado un futuro que nada tiene que ver con lo que ha sido la marca hasta ahora. Hace tiempo anunció que se centrarán en la creación de modelos tipo SUV electrificados y ‘con mucha tecnología’. También anunció que el famoso apelativo ‘Evolution’ regresaría como sello para sus máquinas eléctricas más prestaciones. El primer paso en esta nueva senda fue el Mitsubishi Eclipse Cross, que busca explotar un nombre mítico en la marca incorporandolo al segmento SUV.

Una decisión que ha sido fuertemente criticada por todos los fanáticos de esta compañía japonesa que además, la acusaron de no respetarse ni a sí misma. No seremos nosotros quienes den la razón a los seguidores de la marca, no contamos con toda la información y es posible que Mitsubishi haya tomado este camino por motivos más que justificados (aunque más que justificado es llenar la caja mes a mes). Si es cierto que nombres como Eclipse no tendrán ningún tipo de efecto entre el público ajeno al mundo del automóvil, pero lograron una gran repercusión en redes sociales y foros.

Mitsubishi Colt CZT

Mitsubishi fue una marca muy deportiva, con grandes automóviles en el pasado como el Starion, el espectacular 3000 GT o un mito de los rallyes, el Lancer Evolution, que llegó a contar con diez generaciones. Todos ellos son coches que en el mercado de segunda mano cuentan con una valoración muy elevada y son muy buscados por los conductores más ‘quemados’, son coches que se han labrado una imagen para la historia en el universo de los coches. Cosas que un usuario normal no entenderá y por eso, en Mitsubishi, han cambiado su forma de trabajar y van a crear coches para las masas, que al fin y al cabo es lo que da de comer.

Sin embargo, además de esos mencionados modelos, cada cual más deportivo y racing, también tuvo alguna intentona de ofrecer modelos muy deportivos, puramente Mitsubishi (la de entonces), en segmentos como los utilitarios. En esta parcela, los japoneses siempre han tenido presencia con el Colt, aunque nunca ha sido un modelo especialmente exitoso, al menos en España. Hubo una generación del modelo que se desarrolló junto a Daimler-Benz (propietaria de Mercedes y Smart) y que tuvo su réplica con el primer Smart ForFour, un coche que resultó mucho más agraciado que el actual, todo sea dicho.

Mitsubishi Colt CZT

Aquel Mitsubishi Colt, con forma de monovolumen, era un modelo que buscaba ser práctico y utilizable, fácil de conducir, con un gasto ajustado y una calidad que se puede considerar acorde con su precio. Pero Mitsubishi era Mitsubishi y el Colt siempre ha contado con una versión de talante deportivo que, en esta ocasión, no acabó de calar entre los fans de la marca ni de los coches ‘para conducir’, pero que era una pequeña bomba, un mini EVO que ahora, como coche de segunda mano, puede resultar muy interesante por sus prestaciones y por la rareza del coche ya que no está muy visto. Hablamos del Mitsubishi Colt CZT, una variante con motor 1.5 litros turbo que anunciaba 150 CV y 210 Nm de par.

Este motor era una evolución de un bloque de gasolina que el modelo tenía disponible en Japón y contaba con algunas cosas que lo hacían un propulsor realmente potente y deportivo. Por ejemplo, el árbol de levas era hueco, los pistones tenían recubrimiento especial antifricción y el tensor de la correa de la distribución era hidráulico entre otras cosas. Según algunas revistas, el motor llegó a dar 172 CV medidos en banco de potencia, una cifra que para la cilindrada del motor era muy elevada.

Mitsubishi Colt CZT

Por supuesto, se retocaban suspensiones (más firmes), frenos (más grandes y potentes) y además, se cambiaron otros elementos como el brazo inferior de la suspensión delantera por uno reforzado y con nuevas sujeciones que afectaban también a la barra estabilizadora. Junto a todo esto, el habitáculo recibía nuevos asientos, pedalier metálico y pequeños detalles.

Según el medio que se consulte, el Mitsubishi Colt CZT era un coche divertido de conducir o la cosa más horrible jamás creada. Unos decían que la suspensión controlaba muy bien la carrocería, otros que era imposible trazar correctamente a buen ritmo por la inclinación de la misma. Hay quien se quejó de sus sistemas electrónicos de asistencia a la conducción y quien alabó los cómodos y deportivos asientos. Aunque todos coincidían en una cosa: el motor era una bomba con unas prestaciones fuera de lo común. La ‘mano mágica’ de Mitsubishi y su experiencia con motores turbo.

Javi Martín