Mientras dejamos que vayan llegando las muchas novedades que se esperan para el Salón de Ginebra 2017, vamos a centrarnos en uno de esos coches que ha hecho historia en la industria. Pero no es un deportivo de prestaciones desorbitadas o un coche de comportamiento y aspiraciones deportivas que tanto nos gustan, en este caso es casi, casi, todo lo contrario. Se trata del Toyota Prius Plug-In Hybrid, la última versión del híbrido enchufable por excelencia. El modelo que dio inicio a la ‘revolución híbrida’.

Hace ya muchísimos años que Toyota ideó el Prius. La primera generación se desarrolló para comenzar a circular en 1997, año en el que comenzó a venderse en Japón, llegando al resto de mercados en el 2000. Supuso una revolución, un coche con motor de gasolina y otro eléctrico que además, era extremadamente fiable. El primer prototipo se presentó en 1995, hace ya más de 20 años y hoy son casi 4 millones de unidades las que recorren las calles de todo el mundo. Un éxito que se debe a una evolución bastante lógica podríamos decir, ofreciendo además una contención de consumos bastante real y el ‘gusto’ de poder circular por ciudad solo con el motor eléctrico sin gastar una sola gota de gasolina.

Interior Toyota Prius Plug-In

A Europa llegó en el año 20000, ya lo hemos dicho, lo que significa que lleva en el mercado 17 años nada menos en los que no se ha parado de avanzar, pasito a pasito, en la mejora de todas sus prestaciones mientras la familia Prius no para de crecer con diferentes versiones demostrando que el concepto no sólo es válido, sino que es un éxito. Un éxito que también demuestran las diferentes versiones híbridas que han ido lanzando el resto de fabricantes o los más de 8 millones de coches híbridos que han vendido desde Toyota.

El Toyota Prius es, sin duda, el precursor de esta tecnología aunque desde luego, no fue su ‘inventor’. En latín, Prius significa ‘antes de’ o ‘previo’, lo que deja a las claras las intenciones de la firma japonesa con este modelo desde el primer momento. Un coche que ha llegado a su cuarta generación con un diseño que la propia marca asume como controvertido pero que han creado con la idea de ofrecer un modelo ‘aspiracional’, un coche enfocado a un cliente que prefiere la eficiencia y el presumir de vehículo ‘ecológico’ y tecnológico, en lugar de dirigir su atención a otro tipo de coches. No obstante, todas las generaciones del Toyota Prius han contado con un diseño cuanto menos, personal, no es nada nuevo. Aunque sí es cierto que la última generación se lleva ‘la palma’.

Pero si realmente te interesa el Toyota Prius, la mejor idea es decantarse por el plug-in, la versión que permite enchufar el coche a la toma de corriente para recargar baterías y del cual, Toyota acaba de publicar algunos datos antes de su puesta a la venta. Además, aunque mantiene su discutida estética, gana personalidad y hasta cierto empaque con un nuevo frontal que incluye además de un nuevo paragolpes, unos faros LED de cuatro módulos con una zona en contraste de color oscuro que recuerda al SEAT Ibiza ‘Bocanegra’, así como unos pilotos con tecnología LED. La idea es que no pueda confundirse con el Toyota PRius normal por lo que también cuenta con una luneta trasera de doble curvatura y una calandra activa que puede cerrarse en ciertos momentos para mejorar la aerodinámica.

Toyota Prius Plug-In Hybrid

Adopta todas las mejoras introducidas en la nueva generación del Prius como la plataforma TNGA con el centro de gravedad más bajo, ciertos cambios en la suspensión o pequeños retoques en el aislamiento acústico y vibratorio. Delante del habitáculo está el mismo grupo propulsor, un 1.8 gasolina con nuevo sistema de recirculación de gases y mejoras en la combustión (se acerca al 40% de eficiencia térmica) junto a un motor eléctrico que lo asiste en todo momento. Son 122 CV en total y según Toyota un consumo de sólo un litro cada 100 km en uso combinado, aunque la homologación europea no es ni mucho menos creíble como para fiarse de esa cifra.

Pero lo importante no está ahí, sino en cosas como la nueva batería, que pasa de 4,4 a 8,8 kWh aumentando el peso en solo el 50% y con la que puede recorrer 50 km en modo ‘eléctrico puro’ así como alcanzar los 135 km/h. Se puede recargar en tres horas en una toma de corriente convencional o en dos horas con el sistema de carga rápida homologado por Toyota. Tiene tres modos de funcionamiento: Normal, Power y Eco e incorpora un panel sobre el techo que aumenta la autonomía en 5 km y todo el equipamiento que lleva el resto de los Toyota Prius.

Javi Martín


Fotos del Toyota Prius Plug-In Hybrid  2017