En el mundo de las carreras hubo un antes y un después de una de las categorías más bestiales de la competición automovilística: el Grupo B de Rallyes. Aquella época fue un auténtico disparate con máquinas absurdas con una facilidad pasmosa para sobrepasar los 500 CV, luciendo estéticas sobrecargadas de alerones, carrocerías desproporcionadamente ensanchadas… una época casi a la par que la llamada ‘Era dorada’ de la Fórmula 1, la era turbo de los 80 con potencias que llegaron a rozar los 1.500 CV con turbos soplando a 5,6 bares.

Por desgracia, aquella locura terminó como cabía esperar para muchos; trágicamente y con la pérdida de varias vidas en diversos accidentes. Se estaba sobrepasando una línea que ni siquiera debería haberse vislumbrado. El problema es que los aficionados no han vuelto a apoyar los rallyes de la misma manera que entonces. Durante los Grupo A, con los Escort Cosworth o los Lancia Delta Integrale, las cunetas siguieron llenas de gente que fue abandonando los rallyes poco a poco, provocando una perdida de interés general por la especialidad hasta que incluso los fabricantes dejaron de apostar por la categoría.

No obstante, para 2017, los responsables del World Rallye Championship prometieron nuevas normas que dieran paso a coches más potentes, ligeros y con una imagen más radical gracias a menos límites en cuestiones aerodinámicas. En teoría, son cambios que buscan simular ‘pequeños’ Grupo B. Los WRC ya eran más rápidos que las antiguas bestias de los 80 aunque muchos se nieguen a aceptarlo, la tecnología y el avance hacen milagros y los nuevos WRC 2017 prometen sensaciones todavía mayores con una brida de sobrealimentación más grande (36 mm en lugar de 33 mm), una anchura que crece 55 milímetros y un peso que pierde por el camino 25 kg como cambios más importantes.

Tenemos ganas, muchas ganas de que empìece la temporada el próximo 22 de enero con el mítico Rallye de Montecarlo, pero mientras llegamos a la fecha, vamos a ver rápidamente los coches que por ahora, tenemos información y fotos. Teóricamente, serán cuatro marcas las que compitan de forma oficial: Citroën, Ford, Toyota y Hyundai, mientras que Volkswagen deja la competición y se desconoce si ofrecerán sus coches a equipos privados.

Citroën C3 WRC 2017

Citroën C3 WRC 2017
Fue el primero en aparecer sin camuflaje y el primero en hacernos babear. Su aspecto es espectacular y aunque según Citroën, no es el coche definitivo, nos da igual. Se han tirado todo un año de desarrollando el C3 WRC mientras arrasaban en el Mundial de Turismos (WTCC) con ‘Pechito’ López.

Se aprecia la aerodinámica más desarrollada, con un alerón trasero fijo algo más grande y llamativo que se queda un poco por detrás en espectacularidad respecto a los rivales (sobre todo de Toyota), un frontal bastante exagerado y unos pasos de rueda muy marcados. Se le ha visto durante meses rodando por multitud de pistas durante su desarrollo totalmente camuflado.

El objetivo de Citroën es repetir los éxitos de Sébastien Loeb y su participación en 2017 es totalmente oficial con un coche que gracias a las nuevas normas, debería rondar los 380 CV y los 1.175 kg de peso.



Hyundai i20 Coupe WRC 2017

Hyundai i20 Coupé WRC 2017

Los coreanos están apostando fuerte por la competición, en especial por los rallyes donde tienen como piloto a Dani Sordo. Para 2017 correrán con un i20 Coupe sobrevitaminado y de aspecto brutal, como parece que será la tónica general. Todos los coches lucirán un aspecto bastante desproporcionado y radical debido a las libertades de la normativa.

Hyundai emplea como todos un propulsor 1.6 Turbo con la brida más grande. Dicen por la red de redes que dicho motor alcanza los 376 CV y aunque los fabricantes no suelen comunicar la potencia de sus máquinas de carreras, de ser verdad, entra dentro de los esperado que está en torno a los 380 CV.

El debut de Hyundai i20 Coupe WRC será el Rallye de Montecarlo, lo que confirma que estarán desde la primera prueba compitiendo. No en vano, Hyundai Motorsport afirma haber cubierto 6.400 km aproximadamente en el desarrollo del coche, logrando que el i20 Coupe WRC 2017 sea alrededor de un segundo por kilómetro más rápido que el anterior.



Ford Fiesta WRC 2017

Ford Fiesta WRC 2017

Al Fiesta WRC 2017 se le ha visto pasear por España en alguna ocasión durante su desarrollo en manos de M-Sport. Es un arma diseñada partiendo, como se suele decir, de una hoja en blanco y luce tan espectacular como se esperaba, aunque pintado de blanco no impresiona tanto como sus rivales.

Lo que no se desarrolla desde cero es el motor, el 1.6 EcoBoost, o la caja de cambios, que son evoluciones de los anteriores. Recibe un diferencial central activo y muchos esperan que sea la revelación de la temporada, emulando la época de los Escort RS Cosworth (que no ganaron ningún mundial, pero dieron mucha guerra) o del Focus RS con Colin McRae.

Aunque en color blanco, como hemos dicho, no impresiona tanto, hay que reconocer que sus formas son bastante rotundas. Ford y M-Sport han empleado dinámica computacional de fluidos (CFD) que permite ahorrar costes durante su desarrollo, pero que no siempre ha dado los resultados esperados. Veremos cómo se comporta este nuevo Fiesta WRC cuando empiece la temporada.



Toyota Yaris WRC 2017

Toyota Yaris WRC 2017

17 años después y tras un intento fallido en la Fórmula 1, Toyota regresa al Mundial de Rallyes de forma oficial y con nada menos que Jari-Matti Latvala como piloto, liderando un proyecto que ya están avalado por la extensa experiencia de los japoneses en los rallyes.

El equipo Gazoo Racing de Tommi Mäkinen es el responsable de hacer correr estas máquinas japonesas, demostrando que Toyota va muy en serio en el WRC 2017 y habría que estar atentos a sus resultados. Se ha hecho uso de las instalaciones que Mäkinen tiene en Puuppola, en Finlandia, para el desarrollo del Toyota Yaris WRC 2017, dando como resultado uno de los competidores más brutal, sobre todo si lo visto desde atrás.

El propulsor, un 1.6 turbo como marca normativa, se ha desarrollado en Colonia, Alemania, y como cabía esperar, rinde al máximo de lo permitido rondando los 380 CV, mientras que el peso esta al límite, con 1.175 kg.



Volkswagen Polo WRC 2017

Volkswagen Polo WRC 2017

El Polo WRC para 2017 es una de las víctimas del escándalo acaecido por la manipulación de los motores diésel y sus consiguiente repercusión pues lo alemanes, no participarán oficialmente en el Mundial de Rallyes 2017.

Tras terminar el desarrollo, ya se sabía que el Volkswagen Polo WRC 2017 se iría directo al almacén sin posibilidades de competir, aunque parece que existen opciones de verlo finalmente en los tramos, pues diversas estructuras privadas han contactado con la marca preguntando sobre el coche y sobre su homologación.

Frank Welsch, miembro del Consejo de Administración de Volkswagen, reconoció que la homologación puede llevarse a cabo ante el masivo interés de distintos equipos privados.

‘Muchos equipos privados han pedido poder utilizar el coche, y aunque no hay una decisión en firme sobre lo que haremos, con un desarrollo del 99% completo, tiene sentido completar los últimos requisitos para formalizar la homologación si fuese necesario. Por el momento, todo lo que puedo decir es que la gente está interesada en nuestro coche y estamos manteniendo abierta esta posibilidad’.



Javi Martín