Ferrari F8 Tributo

La idea de movilidad está cambiando, pero no sólo en cuanto a tecnologías aplicadas a los vehículos, sino en casi todo. La electrificación es una de las soluciones que más peso está cogiendo en la industria, ya sea en solitario o acompañando a un motor de combustión. Además, el coche en propiedad no se ve con los mismos ojos y ahora más que nunca, el coche adopta una imagen de herramienta para desplazarse del punto A al punto B carente de toda emoción. Una idea que se completará con la llegada del vehículo autónomo.

Uno de los mayores ejemplos del camino que toma la industria lo tenemos en el último anuncio de Volvo, que comenzará a vender sus coches con la velocidad limitada electrónicamente a 180 km/h. La firma sueca busca reducir drásticamente las víctimas mortales en sus coches y con esta medida, las lesiones mortales bajan considerablemente. Y es una acción que no tardará en ponerse en marcha, ya que la fecha de inicio ofrecida por Volvo en 2020. A partir de entonces, todos los modelos de Volvo tendrán su velocidad limitada de fábrica.

Ferrari F8 Tributo

No obstante, la pasión por los coches sigue viva y los amantes de la conducción todavía tienen opciones con las que disfrutar. Las marcas mantienen los lanzamientos de talante deportivo, con motores potentes y bastidores desarrollados para ser sumamente eficaces, coches que por desgracia, no suelen dar muchos beneficios y por lo general son los primeros de la gama en desaparecer cuando se hace necesario potenciar los ingresos y disminuir los gastos. A no ser que te llames Ferrari y vendas todo lo que fabricas, con el enorme lujo de limitar la producción a tu antojo para mantener la exclusividad.

Así, con esa imagen de ser un fabricante único en el mundo, capaz de crear máquinas de ensueño y deseados por todo el mundo, ha presentado en Ginebra su nueva criatura. Una nueva edición de su berlinetta V8, uno de los modelos más deportivos de la gama que lleva evolucionando desde 1975, cuando se puso en circulación el Ferrari 308 GTB. Sin embargo, este nuevo V8 de Ferrari guarda novedades de importante, más allá de una imagen impactante, tecnología procedente de competición y potencia a raudales. El Ferrari F8 Tributo, nombre que lucirá en su trasera este deportivo italiano, es un coche especial por muchos motivos.

Ferrari F8 Tributo

Ferrari, siempre pendiente de no romper con tradiciones, ha llevado a cabo una forma de evolucionar sus berlinettas V8 que, con el F8 Tributo, no se cumple. La firma italiana desarrolla sus propias plataformas y sus propios motores, que por lo general, suele evolucionar hasta que se hace necesario una nueva generación. En el caso de los motores, la vida y evolución es larga y continua, pero no así en cuanto a la base del chasis, que se cambia cada dos generaciones. Lo han hecho así desde el Ferrari 308, hasta ahora, que se abandona en el F8 Tributo. Esto quiere decir que la plataforma de la nueva berlinetta es la misma que la usada por el Ferrari 488 GTB al que sustituye y no un nuevo desarrollo como cabría esperar por tradición.

Sin embargo, no acaba aquí las peculiaridades de este deportivo, ya que se trata de una evolución muy profunda del mencionado 488 GTB y no un modelo completamente nuevo. Aun con una diferencia estética notable, se puede apreciar como la sombra del 488 GTB se deja notar en las tomas laterales situadas delante de las ruedas traseras, en las formas básicas de la carrocería y en el habitáculo, donde el volante, los mandos entre los asientos y la instrumentación son compartidos. El motor también procede del 488 GTB, pero como en otras ocasiones, se recurre al bloque V8 del Ferrari 488 Pista. Es decir, un V8 de 3,9 litros biturbo de 720 CV. De esta forma se convierte en la berlinetta ‘no especial’ más potente de producción. Se ha mejorado la respuesta del turbo y es capaz de acelerar de 0 a 200 km/h en 7,8 segundos.

Ferrari F8 Tributo

La refrigeración del motor se retocado, con radiadores algo más inclinados hacia atrás y nuevas entradas de aire ubicadas a ambos lados del alerón trasero activo. El capot trasero, por su parte, cuenta con una cubierta de lexan que tiene ranuras para extracción de aire caliente de ciertas zonas del vano motor. Por otro lado, la nueva forma de los faros ha permitido practicar nuevas entradas de aire para refrigerar los frenos y que gracias a un nuevo estudio de las tomas de aire del paragolpes, ha permitido mejorar el rendimiento de los frenos sin modificar el sistema.

Además, Ferrari afirma que ha mejorado el comportamiento aerodinámico un 10%. De esta mejora y de su nueva imagen se ha encargado el ‘Ferrari Styling Centre’ con Flavio Manzoni a la cabeza. Esconde en el frontal una solución aerodinámica denominada ‘S-Duct’, un conducto que deriva el flujo de aire desde el frontal y aumenta un 15% el apoyo aerodinámico respecto al Ferrari 488 GTB. Desde que la marca dejó de trabajar con Pininfarina, sus diseños han evolucionado cuidadosamente tomando una personalidad nueva, pero sin que se eche de menos la mano del famoso estudio de diseño italiano.

Ferrari F8 Tributo

La electrónica también evoluciona. Se monta una nueva generación del sistema ‘Human Machine Interface’, una revisión completa del ‘Side Slip Angle Control’ y una nueva versión del sistema ‘Ferrari Dynamic Enhacer’ (FDE+); que se puede activar conjuntamente con el modo RACE del Manettino y permite, básicamente, mantener el control de estabilidad en funcioanmiento (la marca dice, textualmente, hace más previsible, controlable e intuitiva la gestión de las dinámicas laterales en situaciones de conducción al límite).

Habrá electrificación en las berlinettas V8, pero por el momento, tardará en llegar. Mientras tanto, el Ferrari F8 Tributo se presenta como la siguiente evolución del concepto que, además, tendrá una de las versiones especiales más brutales que se hayan creado, aunque todavía no sabemos nada de ella…

Javi Martín


Fotos del Ferrari F8 Tributo