Volkswagen, durante el tiempo que estuvo comandada por Ferdinand Piëch, tuvo una de las épocas más prolíficas pero también más convulsas y movidas de su historia. Ideas de todo tipo, lanzamientos muy sonados y acciones mucho más llamativas. Fue en aquel momento cuando compraron Lamborghini y Bentley. Fue cuando se hicieron con el control de Porsche. Fue entonces cuando Piëch soltó sin pensarlo mucho, que pondrían en circulación el coche de los 1.000 CV. Un anuncio que hizo sudar y hasta llorar a los ingenieros pero que se materializó en el Bugatti Veyron.

Ferdinand Piëch era un tipo ambicioso. Familiar directo de Ferdinand Porsche, demostró una imaginación suprema y además, la capacidad para convencer a todos de su viabilidad. Fue Piëch quien convirtió a Audi en la firma premium actual, gracias a coches como el Audi 100 o el Audi Quattro (ideas de Piëch) y fue, sin que tuviera un buen resultado, quien espoleó al grupo Volkswagen-Audi hacia la compra de Alfa Romeo. Las negociaciones con el fallecido Sergio Marchionne no fructificaban y finalmente, Fiat siguió con su férreo control sobre Alfa, mientras Volkswagen se quedaba con las ganas.

2016 Alfa Romeo 4C

Este desencuentro llevó a Piëch a plantearse una cosa seriamente: una de las marcas del grupo debería convertirse en el rival directo de Alfa Romeo. Sin dar un sólo paso atrás, la firma elegida fue Seat, la única compañía del grupo que siempre ha estado un poco en el limbo, sin tener un lugar específico dentro del mercado. También podría ser una jugada un poco sucia, pues Seat nació como firma ‘bajo licencia’ de Fiat, y si venciera a Alfa Romeo en su terreno, con una antigua marca nacida de Fiat, el golpe sería doble.

Durante unos años así fue con una Seat muy activa, con diseños deportivos, un comportamiento espectacular y victorias en competición por todos los lados. Volkswagen mantenía un duro control sobre la marca, pues mostró en ocasiones capacidades para hacer sombra a la casa matriz e incluso pudo poner contra las cuerdas al todopoderoso Golf con el más deportivo, pero menos equilibrado, Seat León. Desde entonces, Seat ha estado, como marca, enfocada a clientes que buscan una imagen deportiva y un comportamiento más dinámico que, por ejemplo, Skoda. Los últimos movimientos de la marca, que incluyen el lanzamiento de los SUV Ateca y ARona, más el Tarraco que está a punto de ver la luz, la alejan un poco de esa imagen dinámica y se convierte en una marca más popular.

evolucion-seat-leon-cupra

Sin embargo el lanzamiento de Cupra como una marca independiente de Seat, abre un nuevo camino para que ese plan que Piëch puso en marcha, pero que no se terminó por completar, vuelva a ser noticia. Herbert Diess, el nuevo CEO de Volkswagen, afirmaba hace muy poco que Seat podría convertirse en un serio rival de Alfa Romeo. En unas declaraciones al medio Automotive News Europe, afirmó que Seat debe apuntar a aquellos jóvenes entre 25 y 35 años a los que no conocen nada de Alfa Romeo, más allá de los modelos actuales. Una estrategia que podría funcionar entre aquellos extraños al mundo del automóvil.

Alfa Romeo es una compañía mítica, con décadas de historia desde que se fundara allá por 1910. Pero actualmente, la firma italiana no atesora la imagen potente y pasional que ofrecía en sus mejores momentos y es ahí donde Herbert quiere atacar con una Seat que desprenda una imagen joven, deportiva y pasional. No sabemos si aprovechará la creación de la marca Cupra para este nuevo intento de colocar a la compañía afincada en Martorell frente a Alfa Romeo o si directamente, se hará sobre una Seat que, quitando al León Cupra, no tendrá motores excesivamente potentes frente a una Alfa Romeo, cuyos propulsores pueden superar los 500 CV y con unas tarifas por encima de los 100.000 euros.

Misma idea que tienen en Hyundai, que hace muy poco afirmaban que sus próximos modelos serán ‘muy sexys’, más que los coches que salen de la línea de montaje de Alfa. Por el momento, el objetivo de Hyundai es hacer coches bonitos y apetecibles estéticamente, pero no se ha comentado nada sobre prestaciones o dinámica de conducción. Aunque los coreanos están haciendo las cosas tremendamente bien y los últimos lanzamientos son realmente buenos.