Seat Toledo

Desde que Seat dejó de fabricar modelos bajo licencia FIAT, todo se revolvió un poco. Ni siquiera la llegada de Volkswagen consiguió borrar esas turbulencias del todo, más bien se redujeron y se cambiaron de lugar. La mejor muestra de ello es el Seat Toledo, el primer modelo que se lanzó bajo el auspicio de Volkswagen y que fue, desde el primer momento, un auténtico bestseller. No obstante, el devenir del modelo es una muestra del ir y venir que ha sufrido Seat dentro de VAG, pues tras poner en circulación uno de los coches mejor considerados de la marca en sus dos primeras generaciones, pasó a lanzar otras dos generaciones que parecen un poco fuera de lugar hasta provocar, por segunda vez, su abandono del mercado sin continuación.

La actual generación del Seat Toledo, lanzada al mercado en el año 2012, no tendrá reemplazo cuando deje de fabricarse dado el bajo nivel de ventas acumulado. En el 2018 sólo se vendieron 2.250 unidades de un coche que, básicamente, es un Skoda Rapid con detalles propios de Seat. Además, por posicionamiento en el mercado, ocupa realmente el hueco que dejó el Seat Córdoba y no el que tuvo cuando llegó por primera vez en 1991. Con esta generación del Toledo se buscó poner en las tiendas un coche de bajo coste, pero que estuviera respaldado por una denominación con mucho peso en la marca y que traería muy buenos recuerdos a los aficionados e incluso a anteriores propietarios del modelo.

Seat Toledo

No cuajó la idea, a tenor de los resultados, y se vuelve a tener una imagen de Seat como la mostrada cuando se lanzó la tercera edición del modelo. Esta fue la más criticada y sin lugar a dudas, la peor valorada de todas por su extraña y poco coherente configuración. En el año 2004, la marca anunciaba la llegada de un nuevo Seat Toledo, que tomaba como base de partida un concept que se presentó tomando un Seat Altea y adosando un tercer volumen muy poco agraciado. En aquel momento el mercado se guiaba por el auge de los monovolúmenes y en Seat vieron con buenos ojos explotar ese camino. Un error monumental que hizo del tercer Toledo la generación menos vendida de todas. En cinco años solamente se vendieron 55.000 unidades.

Cambios de rumbo que parecen mostrar una falta de ideas para posicionar a Seat dentro del grupo y en el mercado. Una posición que ya estaba definida, o casi, desde el primer Seat Toledo y que se buscó potenciar con la siguiente entrega: la marca generalista deportiva de VAG. La firma que se encargaría de competir con Alfa Romeo. La primera generación del Seat Toledo, allá por 1991, representó una rotunda declaración de intenciones. La base era la del Volkswagen Golf, con todo lo que ello conllevaba, Giugiaro le dio una imagen atractiva y dinámica, mientras que las diferentes versiones, como la GTi, que primero equipó el 1.8 16 válvulas con 136 CV y finalmente el 2.0 16 válvulas del Ibiza Cupra (y del Golf GTi) con 150 CV, reforzaban esa imagen de marca ‘cañera’. Seat crecía y se permitía algunos lujos vendiendo más de 500.000 unidades del primer Toledo.

Seat Toledo

La segunda generación, considerada como una de las mejores creaciones de Seat, llegó en 1998 con muchísimas ambiciones. Era más grande, con un diseño mucho más perfilado y atractivo, estaba mejor acabado, su chasis era enormemente eficaz y la prensa especializada quedó totalmente prendada de su conducción. Era el mejor modelo que Seat había puesto a la venta en toda su historia y las muchas versiones que tuvo así lo refrendaron. Tuvo bajo el capó los indestructibles motores 1.9 TDi con hasta 150 CV, también contó con el polifacético 1.8 20vt con hasta 180 CV, así como un poco convencional bloque V5 de 170 CV que le otorgaba caché y refinamiento. Se vendieron más de 300.000 ejemplares hasta el año 2004. Además, al contrario de lo que piensa todo el mundo, el Seat Toledo tuvo un derivado que hoy día, es un pilar importantísimo en las ventas de Seat: el León.

Si Volkswagen hubiera marcado mejor las pautas, el Seat Exeo nunca habría existido, habría sido un Toledo y hoy día sería el buque insignia de la marca. Sí Nissan y Toyota tienen razón y los sedanes recuperan terreno en ventas, quizá puede regresar y retomar el camino que se dejó en 2004…

Javi Martín


Fotos del Seat Toledo ‘1L’


Fotos del Seat Toledo ‘1M’


Fotos del Seat Toledo ‘5P’


Fotos del Seat Toledo ‘NH’